Los rellenos de tejidos blandos, tales como el ácido hialurónico estabilizado, se utilizan para suavizar las arrugas faciales moderadas a severas alrededor de la nariz y la boca o para darle forma a los contornos de la cara. El ácido hialurónico se utiliza para el tratamiento cosmético de las arrugas faciales moderadas a severas así como también para tratar la flacidez del tejido blando facial.

El ácido hialurónico es una sustancia natural que se encuentra dentro de la piel. Es una sustancia que tiene diversos tejidos blandos como la piel. El ácido hialurónico puede ser producido sintéticamente a partir de un proceso de fermentación bacteriana, químicamente estabilizada y purificada para ser usado como tejido blando de relleno inyectable. El ácido hialurónico es un producto biocompatible. Hay poco riesgo de transmisión de enfermedades de origen animal o de reacción alérgica.

Las inyecciones de ácido hialurónico son personalizadas para cada paciente de acuerdo a sus necesidades particulares. Estas inyecciones pueden aplicarse en ciertas partes del cuerpo como en la cara, los párpados, la frente, los labios y las manos. El ácido hialurónico no puede detener el proceso de envejecimiento. Sin embargo, puede reducir temporalmente la apariencia de arrugas y la flacidez de los tejidos blandos.

Las inyecciones de ácido hialurónico se pueden ejecutar en un solo tratamiento, en combinación con otros tratamientos como el Botox, o como complemento a un procedimiento quirúrgico. Las inyecciones de ácido hialurónico pueden requerir anestesia regional de bloques de nervios o anestesia local para reducir el dolor. Los rellenos de tejidos blandos como el ácido hialurónico, producen una hinchazón temporal, enrojecimiento, moretones y marcas de agujas que desaparecen después de unos pocos días.

Tratamientos continuos son necesarios para mantener el efecto del ácido hialurónico a largo plazo. El ácido hialurónico inyectado se absorbe lentamente en el cuerpo. La duración del efecto de las inyecciones de ácido hialurónico varía de seis a doce meses.

Tratamientos alternativos

Una opción sería no tratar las arrugas de la piel ni la flacidez de los tejidos blandos. La reducción de las arrugas en la piel y la flacidez de los tejidos blandos se puede lograr por medio de otros tratamientos: láser, peeling químico, dermoabrasión, u otros procedimientos de la piel, otros tipos alternativos de relleno de tejidos, o cirugía como una blefaroplastia, un lifting facial o un lifting frontal.