Los senos son las partes del cuerpo que muestran la feminidad de la mujer. El pezón hace parte de los senos. Está rodeado por la areola (piel oscura alrededor del pezón) y los tejidos mamarios. Desde el punto de vista estético, la armonía de los senos puede ser afectada por un pezón invertido o por un tamaño desproporcionado de la areola con relación al seno.

La cirugía cosmética puede corregir estos defectos mediante técnicas bien desarrolladas.

El pezón invertido es de origen congénito. Es causado por los ductos cortos que conducen la leche. Debido a su densidad y resistencia, estos ductos impiden a los pezones de salir.

Los pezones no afectan las funciones fisiológicas pero pueden alterar la apariencia estética.

En la cirugía del pezón invertido, las incisiones se realizan en la base del pezón. Luego, se cortan las adherencias que causan la inversión del pezón. En los casos más graves después de la ruptura total de los conductos de la leche, la lactancia materna no es posible.

Otra situación respecto al pecho es la hipertrofia de la areola cuando su tamaño es demasiado grande en comparación al seno. Esta imperfección puede corregirse mediante la reducción de la areola. Durante esta cirugía, las incisiones se realizan alrededor de la areola. Luego, el exceso de la areola es removido para reducir su tamaño. Finalmente, la areola se relocaliza en su nueva position y se sutura a su nuevo tamaño estético.

Tratamientos alternativos

La cirugía del pezón o de la areola es una cirugía electiva. Otra opción sería la de no recurrir a la cirugía.