El estiramiento de la frente o lifting frontal es un procedimiento quirúrgico que reduce las señales visibles del envejecimiento en la frente. El área de la frente y cejas a menudo muestra arrugas muy visibles de envejecimiento. La licitud de estos tejidos puede causar unas cejas caídas, párpados pesados y caídos, líneas horizontales o líneas verticales entre las cejas llamadas arrugas del entrecejo. En una cirugía estética de estiramiento de la frente, los tejidos de las estructuras que contribuyen a la formación de arrugas de la frente son tensionados o modificados para alisar la frente, levantar las cejas, y reducir las arrugas. Una cirugía de levantamiento de la frente puede hacerse sola o en combinación con otros procedimientos quirúrgicos, tales como una cirugía estética de levantamiento de la cara o una cirugía de párpados.

Los últimos adelantos en la cirugía estética de lifting frontal hacen que esta pueda realizarse de varias maneras, incluyendo la endoscopia. La intervención quirúrgica de levantamiento de la frente es personalizada para cada paciente. Las incisiones quirúrgicas usadas varían dependiendo de la técnica elegida por el cirujano plástico para satisfacer sus necesidades. La cirugía estética de levantamiento de la frente no detiene el proceso de envejecimiento.

Tratamientos alternativos

Una opción sería la de no recurrir a la cirugía de levantamiento frontal para tratar la laxitud de la piel de la frente y las cejas. Para reducir la lacitud de la piel y las arrugas de la frente, existen otros tratamientos o cirugías como el rejuvenecimiento con láser o los peelings químicos faciales.