El lifting facial o ritidectomía es un procedimiento quirúrgico que reduce los signos visibles del envejecimiento en la cara y el cuello. Cuando las personas envejecen, la piel y los músculos faciales comienzan a perder su tono. El lifting facial no detiene el proceso de envejecimiento. La cirugía estética lifting facial puede reducir los signos más visibles del envejecimiento:

  • tensionando los tejidos más profundos
  • estirando la piel de la cara y el cuello
  • eliminando el exceso de grasa en áreas específicas

Un lifting facial puede hacerse solo o combinado con otros procedimientos quirúrgicos como el levantamiento de la frente, liposucción, cirugía de párpados, o cirugía nasal.

La cirugía estética lifting facial es personalizada para cada paciente. Los mejores candidatos para la cirugía estética tienen la cara y la línea del cuello que comienzan a caerse, pero su piel aún mantiene su elasticidad y su estructura ósea está bien definida.

Tratamientos alternativos

Una opción sería la de no recurrir a la cirugía para tratar la laxitud de la piel de la cara y del cuello con un lifting facial o ritidectomía. Para reducir la laxitud de la piel, las arrugas de la piel y los depósitos de grasa, existen otros tratamientos o cirugías como el rejuvenecimiento con láser, los peelings químicos faciales o la liposucción facial.