El rejuvenecimiento de las manos es un tratamiento quirúrgico que consiste en atenuar el envejecimiento natural de las mismas, armonizando la apariencia joven de la cara con la de las manos, las cuales habitualmente envejecen primero.

Las manos a menudo revelan la edad de una persona.

El envejecimiento de las manos está principalmente ligado a una pérdida de elasticidad y de volumen de la piel (colágeno, grasa) y a factores climáticos como el sol, el viento y el frío.

La cirugía estética de rejuvenecimiento de las manos comprende dos etapas: la liposucción y la inyección de grasa. La liposucción se hace con la ayuda de un instrumento de metal hueco llamado cánula en ciertas partes específicas del cuerpo en donde los depósitos de grasa se encuentran localizados. La grasa puede ser extraída mediante pequeñas incisiones en diferentes partes del cuerpo, tales como el abdomen, las caderas, los muslos y otros lugares.

Una vez extraída la grasa indeseable, esta es sometida a un proceso de concentración: el tejido adiposo es separado de otros tejidos corporales y luego es purificado. La grasa purificada es reinyectada en las manos y en las muñecas mediante inyecciones aplicadas a diferentes profundidades con el objeto de obtener el mejor resultado posible.

Tratamientos alternativos

El rejuvenecimiento de las manos es un tratamiento quirúrgico electivo. Otra opción sería la de no recurrir a la cirugía de rejuvenecimiento de las manos. El rejuvenecimiento de las manos puede también hacerse mediante inyecciones de relleno que contienen ácido hyalurónico. En ciertos casos, la exfoliación química (peeling químico) puede ser también un tratamiento alternativo para un rejuvenecimiento de las manos.