La cirugía lipofilling facial o rejuvenecimiento de la cara mediante inyecciones de grasa es un procedimiento quirúrgico para rejuvenecer la cara y corregir las irregularidades de la piel de la cara. El lipofilling facial puede corregir las mejillas caídas, los labios, la barbilla y la mandíbula debido a la pérdida de elasticidad de la piel, y reducir de manera permanente las arrugas y las líneas finas del envejecimiento natural, y aumentar el volumen en ciertas partes de la cara. Su cara lucirá más joven, atractiva y más sensual.

Usted puede elegir un lipofilling facial si:

  • quiere rejuvenecer su apariencia facial
  • quiere mejorar su silueta facial
  • quiere acentuar o hacer algunos de sus rasgos faciales más sensuales
  • quiere resultados duraderos
  • no quiere cuerpos extraños (implantes)

La cirugía estética de rejuvenecimiento de la cara comprende dos etapas: la liposucción y la inyección de grasa. La liposucción se hace con la ayuda de un instrumento de metal hueco llamado cánula en ciertas partes específicas del cuerpo en donde los depósitos de grasa se encuentran localizados. La grasa puede extraerse a través de pequeñas incisiones en diferentes partes del cuerpo, tales como el abdomen, las caderas, los muslos, la espalda y otras partes.

Una vez extraída la grasa indeseable, esta es sometida a un proceso de concentración: el tejido adiposo es separado de otros tejidos corporales y luego es purificado. Esta grasa purificada es reinyectada en la cara mediante inyecciones aplicadas estratégicamente a diferentes profundidades con el objeto de obtener el mejor resultado posible.

Los mejores candidatos para un rejuvenecimiento de la cara mediante inyecciones de grasa son personas que:

  • gozan de buena salud
  • son emocionalmente equilibradas
  • tienen expectativas realistas sobre lo que esta cirugía puede lograr
  • tienen exceso de peso o una cantidad suficiente de grasa localizada
  • optan por el rejuvenecimiento facial usando su propia grasa

Tratamientos alternativos

Un rejuvenecimiento de la cara con inyecciones de grasa se considera como una cirugía electiva. Una opción sería la de no recurrir a la cirugía lipofilling facial. Las inyecciones de relleno que contienen ácido hialurónico u otros productos pueden también reducir las arrugas y aumentar el volumen de regiones específicas de la cara. Un volumen adicional también puede lograrse por medio de implantes de silicona.