La nariz es una estructura ósea facial que estéticamente define nuestra identidad. El tamaño y la forma de la nariz contribuyen a la armonía de toda la cara. Desde el punto de vista funcional, este órgano es vital para la respiración.

La cirugía estética de la nariz con implante es un procedimiento quirúrgico diseñado para:

  • mejorar el perfil de la nariz
  • ajustar el volumen
  • enderezar o igualar la nariz
  • dar más definición a la nariz
  • levantar la nariz
  • corregir la punta de la nariz
  • corregir las irregularidades
  • corregir el caimiento de la nariz
  • estilizar su forma

Gracias a la textura y dureza de los implantes de silicona, el cirujano plástico puede mejorar la forma y el volumen de la nariz. Un volumen compensatorio y proporcional al resto de la cara puede ayudar a armonizar toda la cara.

Los implantes de silicona para la nariz son dispositivos seguros y duraderos. Son muy bien aceptados por el cuerpo. Los implantes son disponibles en diferentes formas y tamaños para satisfacer las necesidades de los pacientes. Su cirujano elegirá con usted el mejor implante que convenga con su nariz. Un implante nasal en forma de "I" se utiliza para la remodelación del dorso (la parte posterior de la nariz), la forma de "L" se utiliza para la corrección del dorso y la columela (columna vertical media de la base de la nariz).

Durante la cirugía estética de la nariz, la colocación del implante se realiza a través de pequeñas incisiones dentro de la nariz en las narinas. Las cicatrices son invisibles.

Tratamientos alternativos

Una opción sería la de no utilizar una cirugía de la nariz con implantes. Otra opción es utilizar una rinoplastia. La forma de la nariz puede también corregirse mediante micro inyecciones de grasa (extraída de su cuerpo y reinyectado) o rellenos.