La cirugía del mentón o mentoplastia es un procedimiento quirúrgico que consiste en aumentar la proyección del mentón por diversos medios. Gracias a la textura y dureza de los implantes de silicona, el cirujano platico puede mejorar la forma y el volumen de la barbilla sin que se note una diferencia entre un mentón natural y otro con implante. Un volumen compensatorio y una forma del mentón más agradable con contornos más definidos ayudan a armonizar la apariencia de toda la cara.

Los implantes de silicona para el mentón son seguros y duraderos. Son muy bien aceptados por el cuerpo. Los implantes son disponibles en diferentes tamaños y formas para asegurar el grado de proyección deseado.

Cuando se hace una cirugía estética del mentón o barbilla, la inserción del implante se realiza a través de una pequeña incisión intra-oral (dentro de la boca). Este tipo de colocación del implante en el mentón tiene un alto riesgo de infección y de encapsulación del implante. Su cirujano plástico puede optar por otro tipo de incisión que se hace en el cuello debajo del mentón y que deja una cicatriz imperceptible.

La cirugía de mentoplastia se hace en un día y no requiere hospitalización debido a su simplicidad, cicatrices mínimas y rápida recuperación.

La cirugía cosmética del mentón puede ser ejecutada en un solo procedimiento o al mismo tiempo con otras cirugías como la rinoplastia (cirugía de nariz) o una cirugía estética de lifting de la cara.

Tratamientos alternativos

Una opción sería la de no utilizar una cirugía de aumento del mentón con implante. Otras opciones serían las inyecciones de grasa (extraída de su cuerpo y reinyectada) o de rellenos.