Una cirugía abdominal o abdominoplastia es un procedimiento quirúrgico que:

  • elimina el exceso de piel y tejido graso, las estrías después del embarazo o el exceso de piel debido a una pérdida de peso en la región abdominal media e inferior
  • tensa los músculos de la pared abdominal

La abdominoplastia no es un tratamiento quirúrgico para la obesidad. Si tiene la intención de perder peso, usted debe posponer la cirugía de abdominoplastia hasta que haya alcanzado un peso estable. Esto se puede lograr a través de una buena alimentación o por medio del ejercicio físico.

Hay una variedad de diferentes técnicas utilizadas por los cirujanos plásticos para una abdominoplastia. Una abdominoplastia puede:

  • combinarse con otras formas de cirugía de contorno corporal, incluyendo la liposucción
  • realizarse al mismo tiempo con otras cirugías electivas

Tratamientos alternativos

Una alternativa consiste en no tratar las áreas de piel flácida ni los depósitos grasos. La liposucción puede ser una alternativa quirúrgica a la abdominoplastia si la piel tiene un buen tono y si la persona de peso normal tiene depósitos específicos de grasa en la región abdominal. Los programas de dieta y ejercicio pueden ser beneficiosos en la reducción global de exceso de grasa corporal y en mejorar la silueta.